Era de AutoCensura

No voy a publicar este post, no voy a guardarlo en el ordenador, ni siquiera voy a escribirlo. No vale la pena el riesgo. Sé lo que pasará. Una broma desafortunada en Twitter puede acabar destruyéndome. Un email filtrado puede arruinar mi reputación. Una conversación grabada puede destruir mi carrera.

Si es digital, es público. Eso hace que nos de pánico exponer nuestra intimidad. Pero lo realmente preocupante es que dejemos de compartir nuestras opiniones e ideas aunque no te culpo por guardarte las espaldas. Yo mismo vuelvo la mirada con frecuencia para asegurarme de que nadie me sigue, todos los hacemos. Je, incluso mi gato quiere que borre todas sus fotografías de Internet.

— Diarreas Mentales

You may also like...